Buscar este blog

domingo, 31 de enero de 2010

Mis manos y tu cuerpo

Foto tomada de internet sin ánimo de lucro

Ver PPS de Mar:
http://cid-b9547652472c3167.skydrive.live.com/self.aspx/.Documents/Mar%5E_Mismanosytucuerpo.pps

Mis manos y tu cuerpo

Hace ya un diluvio de caricias
que mis manos te recorren de memoria
y no han hallado esconce, prohibición,
paraje de reserva o
coto remitido a la clausura.

Han hallado, sí,
los múltiples caminos de tu vasto territorio
y han cruzado la puerta que da al conocimiento.

Por esta causa te sé.
Te sé con la certeza de lo exacto,
como sabe un niño el hambre
y el camino del pan hacia la boca.

Te sé como se sabe un corazón
abierto a una infinita primavera.

Mis manos son la forma de tu cuerpo.
Son tu cuerpo mismo.
Y también la cenestesia de tu cuerpo.
Y también el equilibrio de tu cuerpo
con su íntima fotografía.

Del libro "Azumbres de la noche"

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

sábado, 30 de enero de 2010

¿Para qué sirve la poesía? Nota introductoria

Foto de Fernando Medrano


¿Para qué sirve la poesía?

En el artículo que dejo a continuación, escrito ya hace algún tiempo, se reflejan algunas opiniones destacadas de poetas más o menos conocidos. Se podían añadir las opiniones de muchas otras personas, poetas o no, que serían tan válidas como éstas. En las páginas o foros donde se ha publicado el artículo, han sido los lectores los que las han incluido en sus comentarios, a veces muy sustanciosos.
Por lo que a mí respecta, cada vez tengo más clara la utilidad catártica de la poesía, tanto para quien la escribe y la ofrece como para quien la recibe, la penetra y la asimila, es decir, quien la reescribe como lector. Decía León Felipe, para quien la poesía tal vez fuera la luz, que “Por ganar esta luz vine y estoy aquí / Por ganar esta luz me iré y volveré mil veces en el viento / Por ganar esta luz entraré por la puerta norte y saldré por el postigo del infierno” Y añadió: “Señalo solamente que la poesía tiene muchas estaciones y jornadas, y que en el camino largo hay túneles oscuros en donde el verso es más grito que ritmo y la canción una tea encendida”.

Un abrazo


¿Para qué sirve la poesía?

Unos dicen que la poesía no sirve para nada, aunque yo creo que esto no es verdad. Otros aseguran que la poesía es un medio útil para intentar cambiar el mundo, cosa que tampoco me parece muy creíble. El poeta Gabriel Celaya dejó escrito que “la poesía es un arma cargada de futuro”, aunque ésta es una frase que hace aguas por las junturas ¿Qué arma, qué futuro? Blas de Otero creyó que, después de quitárnoslo todo, aún nos quedaba la palabra, pero dentro de poco apenas nos quedarán los monosílabos. Gustavo Adolfo Bécquer dijo que “podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía” ¿Y de qué servirá la poesía en ese caso? ¿Quién sabrá apreciar una poesía objetivamente emanada de la naturaleza, como pueden ser los trinos de los pájaros o los rumores del aire en el abeto? ¿Sabrán apreciarla los animales? ¿Sabrán apreciarla los taxistas, los boxeadores o los políticos? Yo creo que Bécquer se equivocó, como la paloma de Alberti. El poeta no es sólo el que escribe poesía, sino también el que sabe apreciarla dondequiera que ésta se encuentre. De ahí que cualquier persona pueda ser poeta, incluso aquéllas que ejercen de políticos ¿O es que un político no es susceptible de emocionarse ante los acantilados de la Costa de la Muerte, una vez liberados del chapapote? ¿Es que los políticos no hablan constantemente de paz, aunque luego vendan armas cargadas de vacío? ¿Y qué es la paz, además de una paloma y un icono, sino la aspiración de los hombres a la felicidad y a la belleza? ¿Y a qué otra cosa aspiran los que escriben o sienten la poesía?

Ya, ya –diréis vosotros-, Ése es un juego de palabras con el que uno lleva las cosas adonde quiere. Pero la realidad dice bien claro que en la venta de armas no hay un ápice de poesía. Que los políticos -y cada día más el resto de los hombres occidentales-, a lo que aspiran de verdad es al dinero y al poder. Que los países ricos cada día oprimen más a los pobres. Que las guerras de hoy son provocadas mayormente por el petróleo... Además, el ocio de los ricos es un reducto de placeres comprados. Se compran las vacaciones, se compran los yates y las cigalas, se compran los amores y los estupefacientes ¿Dónde está la noble aspiración a la belleza, de la que hablas?

¿Será la poesía, en realidad, un consuelo de pobres? ¿No? ¿Para qué sirve entonces la poesía? Pues bien, yo creo que la poesía sirve para ayudar a quien de veras la siente, como el amor ayuda a quien de veras ama. Le ayuda a comprender, a rechazar los caminos por los que no quiere andar, a distinguir lo importante de lo accesorio, a decir que sí donde uno debe afirmarse, y al contrario. También le ayuda a lavarse de lo que hace por obligación o necesidad, no por gusto. A enfrentarse con la realidad de cada día, que suele ser áspera como la piel de un paquidermo...

Finalmente, dejo aquí lo escrito al respecto por Miquel Martí i Pol, poeta catalán que murió hace poco más de un año: la poesía sirve, dijo: “Para recuperar el gusto por el silencio en un mundo desquiciado y ruidoso; para sentir el gusto por la palabra en un mundo terriblemente mediatizado; para restituir el gusto por la intimidad en un mundo incierto; y para reafirmar el gusto por la libre reflexión en un mundo de pensamiento único” ¿Alguien sigue pensando que la poesía no sirve para nada?

Yo creo que la poesía no desaparecerá jamás de entre los hombres porque, al contrario de lo anunciado por Bécquer, siempre habrá poetas en este mundo, este mundo nuestro que puede ser a un tiempo repugnante y hermoso. Tan repugnante como el comportamiento del llamado primer mundo con el continente africano. Tan hermoso como un paseo de enamorados por la orilla del mar, de cualquier mar, bajo el bello aleteo de las gaviotas.

Mariano Estrada http://www.mestrada.net/ Paisajes Literarios
Blog http://paisajes.blogcindario.com/
Poemas recreados: http://groups.google.com/group/paisajes-literarios

viernes, 29 de enero de 2010

Una rosa amarilla


Una rosa amarilla

Hay bellezas puras y frías.Y hay bellezas vivas y mestizas que algunos tenemos la suerte de tener en el jardín para admirarlas de cerca. La buganvilla es preciosa, el rosal, oloroso; el hibisco, actualmente, presenta una belleza subsidiaria; el ficus está tremendo ya, casi excesivo... Luego está el mar/la mar...Con respecto a él, a menudo me dicen que ese árbol gigante me tapa un tanto su vista, pero ¿cómo prescindir de esta otra vista? El mar es grande, casi abrumador. En cambio las flores son fugaces. Y los árboles... bueno, los árboles son tan reconfortantes. Tened en cuenta que una parte de mí, digamos que las puertas interiores, está hecha de roble...

Un abrazo


Una rosa amarilla

El ácido:

El hombre ha abierto tanto
las fauces, que los lobos
deben ser protegidos de la ferocidad.

La base:

Las noticias del día no me dejan
resquicios en los que depositar
la esperanza y el ánimo.

La sal:

¿Y qué sentido tiene
que ocupéis el espacio de un poema
si tengo que llamaros
por vuestro nombre, y vuestros méritos
se limitan a la depredación?

El agua:

Puesto que sólo hay interés
y el beneficio es bruto,
voy a invertir mi tiempo
en capitales pétalos de rosa.

Corolario:

No, el día es hermoso
y no puedo gastarlo ni gastarme
en la enumeración prolija
de vuestros crímenes.

Es mejor que me ocupe de esa rosa amarilla
que traspasa las bardas del jardín,
porque es elemental y huele
a verdades que se sitúan
más allá de vosotros, más allá
de esta victoria impune
de la banalidad, que nace
estrepitosamente derrotada.

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios
Del libro "A este lado del Paraíso"

jueves, 28 de enero de 2010

Los efectos de la basura

Foto tomada de internet sin ánimo de lucro
Los efectos de la basura

He vuelto a tener un percance con el ordenador, pero como de esto ya escribí otro día y lo escrito sigue estando vigente, pego aquí el texto y a otra cosa, que es jueves. A propósito, mi equipo ya va quedando “osoleto”, pero “cunciona” muy bien. Además, ¿Para qué quiero yo un iPad que aún no se ha puesto a la venta? Sé que habrá muchas colas, cuando salga, pero conmigo harán parcos negocios. O sea que esperaremos a que bajen los precios. Por cierto, parece que finalmente van a caer un pico los de la vivienda. Lo ha dejado bien claro FG, el del BVA. O sea que… esperad, dijo Nerón. Y le prendió fuego a la sociedad de consumo.


Los efectos de la basura


A mi ordenador le ha entrado basura ¿Y a quién no? –dirán ustedes. Lo que pasa es que a cada quisque, o a cada cosa, la basura le entra de forma diferente, de tipo variopinto y por distintas rendijas, orificios o vericuetos. A mi ordenador, por ejemplo, le ha entrado una basura “spyware”, que es muy guarra muy guarra, tanto que mi técnico informático no ha podido con ella y ha tenido que llevarse el mesenterio, o sea la unidad central, que está entre el western monitor y el far scanner, justo delante del old fax. Se lo ha llevado al huerto de las reinstalaciones después de estar tres horas calentándole inútilmente las higadillas, que ahora las tiene alborotadas e insatisfechas. Se trata de un “quake”, nombre de viejas resonancias religiosas, con las que nada tiene que ver, supongo. Un “spywareQuake”, para decirlo con la exactitud religiosa de Enrique Iglesias, cantante que a su modo ha subido a la red.


Por lo que he podido observar, el “quake”es duro y frío. Tan duro y tan frío que él solo ha podido con todos los programas “antispyware” que existen no ya en el país, sino en el mundo y en la vanguardia, incluidas sus últimas actualizaciones. A la postre, cansado y abatido, el técnico se lo ha llevado al garaje, con el perro de Víctor Manuel -que ha mordido muy poco, la verdad-, para someterlo a un vaciado de cerebro y a una clonación de los genes, que a lo mejor no son genes, sino chips. Me han clonado los chips. Pues muy bien, tío, ya te vale, a mí no han podido clonarme el riñón, porque soy un declarado pacifista. Ya ves, y a ti te clonan los chips para llenarlos un día de basura. Y otra vez a empezar.


En esto de la informática se empieza todos los días, porque todos los días amanece y todos los días se actualiza el antivirus con los nuevos antídotos. Mi panda, que es un oso otoñal del 2005, se ha quedado “osoleto”, como diría el oso blanco del PSOE ¿Por qué dice “osoleto” Pepe Blanco? No sé, ¿por qué dice “conceto”? Porque es un “corrutor” del lenguaje, un “corruto” verbal, un speaker latino del Hyde Park Corner y poca monta, un personaje antiacadémico que tiene equivalentes señalados en el mundo del “fúbol”, como el propio Presidente de la Real Federación Española, Ángel María Villar...


Pues bien, mi panda se ha quedado “osoleto” y no caza bien las basuras, tendré que renovar la licencia para matar el spam, pam, pam, con la escopeta del último James Bond y los nuevos atributos de la chica. Para matar los “viruses” y los “spyware” y todo lo que se le ponga por delante. Menos el “quake”, que no hay dios que lo quite de la barra de abajo, donde el icono parpadea en verde y en rojo con una sonrisa franca. Porque es que encima se ríe de mí, el gilipijo, de mi apabullante ignorancia en el asunto y de la relativa sabiduría del informático que, con su buena voluntad y su inquebrantable paciencia, ha estado tres horas con el ratón, que ahora es un aliado del hombre para ir detrás de los gatos cibernéticos, algunos de los cuales son ciertamente visibles y provocadores: “aquí estoy, aquí, aquí”, pero a la vez inexpugnables y escurridizos: “jódete y baila, querido. Tendrías que ser un hacker inteligente y experimentado para encontrar las autopistas que conducen hacia mí. Pero tú no eres Pedro, en quien yo he fundado mi iglesia, sino Moisés, el que encontré en la canasta que, en el último segundo, dio el triunfo a los Grizzlies de Gassol, el catalán de la paz y de las alturas. Gloria a Dios “in excelsis”


El técnico Moisés se fue con la memoria de los últimos años de mi vida y yo me quedé aquí, asperges, en las entrañas de un portátil de prestadillo que, con una autonomía dependiente del mamotreto central, no puede aspirar la basura que circula a puñados por la red, pero tampoco recibir los beneficios del correo electrónico y de las páginas de información digital. Buen momento, sin duda, para balancearte sobre la tela de esta enorme araña, ver los pros y los contras y decidir si te vas, te columpias o te quedas, sabiendo de antemano que la elección es sencilla: basura con calor o pureza con frío. Llamaré esta tarde a Moisés o a Pedro para que, desarmada la basura, me devuelvan cuanto antes el rosario limpio de la memoria.


miércoles, 27 de enero de 2010

La voluntad oscura


La voluntad oscura

Ver PPS de Mar:



La voluntad oscura

Estoy desasistido.
Soy incapaz de articular
-con fluidez-
unas cuantas palabras
consecutivas.
Oigo sin escuchar, miro y no veo.

Me percibo difuso, sé
que estoy en una nube
de ingravidez en la que
todos los sentimientos
están amortiguados
por un golpe de fiebre.

Algo se ha roto, algo
no funciona en el mecanismo
de la razón, tampoco
en el organigrama
del cuerpo.

Voy de acá para allá,
como empujado por la inercia.
El paisaje –con el que
tanto me identifico-,
ya no tira de mí.
Y el agua azul del mar
-cuya fuerza creía irresistible-
no me arrastra los ojos,
sino que, muy por el contrario,
me los deja del todo indiferentes.

Hasta el dolor –ayer insoportable-
es ahora un hatillo de viajero
de carácter ingrávido.

Y, sin embargo,
alguien me sigue
por todos los caminos
por los que voy
-incluidos los más inaccesibles-,
con la perennidad sumisa
de una sombra sin dependencia.

Tal vez es éste
el momento de desprenderme
de las responsabilidades
enormes que el amor me ha impuesto.

Tal vez es ésta
la hora de acabar
con la costumbre
infructuosa de las lágrimas.
Tal vez es ésta
la hora de ponerle al corazón
un collarín de hielo.

Porque ha sido el amor, en su trastienda
de luces apagadas,
el que ha hecho de mí
un farolillo iluso que, con una
llama prendida en el deseo,
ha querido alumbrar determinados
territorios de voluntad oscura.

Mariano Estrada http://www.mestrada.net/ Paisajes Literarios
Blog http://paisajes.blogcindario.com/
Poemas recreados: http://groups.google.com/group/paisajes-literarios

martes, 26 de enero de 2010

Silencios Implicados

Foto tomada de internet sin ánimo de lucro

Silencios implicados

Te colmarán de aplausos
efusivos y generosos.
Llenarán las paredes de tu casa
de laureles y reconocimientos.

Paradójicamente,
nada te pedirán a cambio
de tanta exaltación, ni tan siquiera
que les abones el terreno.

Bastará con que calles
cuando los duendes lo recalifiquen
y ellos mismos lo pongan
en posición “especular”.

Después te atusarán el hombro,
con esmerada fruición,
y acaso te dirán por lo bajini:
“Me gustas cuando callas
porque estás como ausente”...

Gastado el oropel,
habrá una realidad, que es ésta:
ellos se habrán enriquecido
y tú serás el óxido
irrisorio de unas metopas
sobredimensionadas.


Del libro "A este lado del Paraíso"


Mariano Estrada http://www.mestrada.net/ Paisajes Literarios

lunes, 25 de enero de 2010

Ofrecimiento

Foto tomada de internet sin ánimo de lucro. Desconozco el autor

Ofrecimiento

No te ofrezco las manos porque sean
modelos de prestidigitación.

Tampoco porque en otras
ocupaciones de la vida
se desempeñen con solvencia.

Ni siquiera para tendértelas,
inexcusablemente, en caso
de imperiosa necesidad.

Yo te ofrezco las manos para
que sean servidumbres de tu piel
y logren con sus dedos la constante
recreación de la caricia.

Del libro "Amores colaterales"

Mariano Estrada http://www.mestrada.net/ Paisajes Literarios

domingo, 24 de enero de 2010

Vivir sin ti



                                                                         Foto M. Estrada


Leer "Gotas de hielo" en Kindle
http://www.amazon.es/Gotas-de-Hielo-ebook/dp/B0097DKOGG/ref=pd_rhf_pe_p_t_2



Vivir sin ti

El poema “Vivir sin ti” pertenece al libro “Gotas de Hielo” y ha sido recreado magníficamente por Stella Maris Rodríguez (Mar). Podéis verlo aquí:
http://cid-b9547652472c3167.skydrive.live.com/self.aspx/.Documents/Mar%5E_Vivirsinti%5E_C.pps


Vivir sin ti

No es que no quiera
vivir sin ti, es que sin ti
no me atrapa la vida.

De repente, las cosas
carecen de sentido.
Son las mismas de ayer
y, sin embargo,
hoy se me hacen objetos
indiferentes, formas o materias
que no tiran de mí..

¿De qué sirven miradas,
a través de estos ojos
sin compañía?

¿De qué sirve saber
que son los mismos pájaros
los que se oyen cantar en el jardín,
donde las rosas
nos daban su belleza?

¿De qué vale mirar el escenario
en el que fuimos
felizmente protagonistas:
el mismo sol, la misma luna,
el mismo amanecer
brotando sobre un mar
al que ya no se enganchan mis sentidos?

De nada vale
tener los mismos libros
en las viejas estanterías,
la misma enredadera
trepando por los muros
eternos de la casa,
incluso el mismo gato
durmiendo junto a un fuego
que nadie enciende ya para el amor

No, no es que yo no quiera
vivir sin ti, es que tu ausencia
tiene en mi corazón
mucho más peso que la vida.


Mariano Estrada http://www.mestrada.net/ Paisajes Literarios
Blog http://paisajes.blogcindario.com/
Poemas recreados: http://groups.google.com/group/paisajes-literarios

sábado, 23 de enero de 2010

Ya no vale querer

Foto tomada de internet, sin ánimo de lucro

Ver PPS de Mar.
http://cid-1475022c52746880.skydrive.live.com/self.aspx/Mis%20PPS/Mar%5E_yanovalequerer1%5E_C.pps

Ya no vale querer

Mina feraz. Filón inagotable. Agua sin fin. Lago subsumido…

Verso fermentado en la penumbra. Tósigo. Miel. Escorrentía lírica. He encontrado agua en una fuente de archivo. No en el monte selvático de Tánit, cubierta por la maleza. No en las capas oníricas del subconsciente, sino en un hoyo del tiempo y del espacio. En un archivo Word sobre el que han pasado los ojos sin detenerse ¿Es que ya no tengo atractivo? No es eso, amor, no es eso. Es que la noche sin estrellas es un manto de oscuridad, una larga sombra ¿Una floración sin mariposas?

Ubre de lirismo, savia edulcorada, linfa de los territorios interiores ¿Sigue habiendo elixires en el mundo?

No es una agua de caño, corriente, borbotante, fresca y mironiana. Es un agua mágica y dormida en un aljibe electrónico. Simbiosis. Poesía y viento. Música, fantasía cibernética. Heme aquí, agua mansa y oculta. Agua de la noche, ojos con las pestañas enterradas. Espacio de silencios sepulcrales. Cementerio de flores. Espíritu caído. Letargo. Búho del alba. Cuenta de amor sin interés ni plazo fijo. Resurrección. Amanecer. Linfa extraída del acíbar de las bancarrotas.

Misterios insondables en una cueva olvidada con los trofeos conquistados en una competición de zahorismo y de espeleología.

Aguas y aguardientes. Aguas dulces y amargas. Aguas de rabión. Aguas de hierro. Aguas telúricas. Aguas catárticas y purificadoras…

De ahí ha salido también esta llantina suspendida, esta savia de amor, ya seca.

Un abrazo

Ya no vale querer

Ya no vale llorar, porque contigo
el amor es un llanto permanente;
y mi pecho es un lago que ha crecido
en la vana ilusión de comprenderte.

Ya no vale esperar, porque las noches
se me gastan en pena, mientras vuelves;
a las nueve me dices que a las once,
a las once me dices que me acueste.

Ya no vale creer, porque estás lejos
aunque vengas, incluso aunque te quedes.
Es inútil amar bajo esta lluvia
que perdona el olor todos los viernes.

Pero yo ya no puedo con la carga,
tu presencia es más triste cada día,
cada noche tu ausencia es más amarga.

Enganchada al amor y confundida,
mi intención era amarte de por vida
sin pensar que la vida era tan larga.

No te extrañe, por tanto, que te diga
- no sé si como amante o como amiga -
ya no vale querer y, aunque te quiero,
ayer pude aguantar, hoy ya no puedo.


Mariano Estrada, de la serie “Poe-canciones”
Paisajes Literarios www.mestrada.net
Blog http://paisajes.blogcindario.com

viernes, 22 de enero de 2010

Relato de lo inefable

Foto tomada de internet, sin ánimo de lucro.


Relato de lo inefable

Mis ojos te recorren
con lentitud, con regocijo
de noche interminable.

Mientras tu piel se enciende,
te cubro de caricias
que son en realidad inundaciones.

Anticipos de eternidad que
nos arrastran y nos aíslan
hasta que un choque vehemente
provoca una eclosión y nos libera .

Del libro "Amores colaterales"

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

jueves, 21 de enero de 2010

El hombre inadaptado



El hombre inadaptado

A mí me gustaría
llamarme amanecer
o lubricán o yedraluna,
además de saber exactamente
por qué estoy en el mundo.

Pero me llamo Luís Felipe,
que es un nombre vulgar,
y no comprendo cómo
he llegado hasta aquí.

Aquí estoy, sin embargo,
justo a medio camino
entre el ser y el no ser,
o, más exactamente,
el estar y el no estar,
mirando un poco a Escila
y otro poco a Caribdis.
(Por no decir a Pinto y Valdemoro,
lugares nada uránicos,
y poéticamente faltos de pedigrí)

Por lo demás, no tengo
casa propia ni residencia fija.
Los años que he cumplido
se amontonan a surcos en mi frente,
pero me pesan mucho más
los que me quedan por cumplir.
Y aunque ya voy mirando a la vejez,
soy joven todavía, sobre todo
si tenemos en cuenta
que el tiempo es un concepto relativo
y que, desde esta certidumbre,
la edad es un balandro
fiado a los vaivenes de la comparación.

Vivo con luces y con sombras
en una sociedad que no he elegido,
con la que choco a mi pesar
y en la que, muy a duras penas,
consigo estar de pie.
(Lo que viene a decir, supongo,
que tengo un equilibrio
mayormente inestable).

Trabajo solamente
para vivir, y, en cuanto puedo,
irrumpo en los dominios
de la lírica y la contemplación,
que son campos sembrados
de luz, de inmensidad, de vibraciones.
(Es cierto que el trabajo dignifica
a los tocados por la suerte,
pero al tiempo denigra a los demás,
que son muchos y sienten
que la carga es pesada, muy pesada).

No aspiro a tener coche
y, sin embargo, ya he tenido esposa.
Tampoco tengo hijos que me exijan
sacrificios de altura,
ni familia cercana al corazón.
No tengo amigos fieles ni, por tanto,
merecedores de fidelidad.
Sólo algunas personas estimadas
con las que siempre estoy dispuesto
-si el azar me las pone ante los ojos-
a compartir intrascendencias
y a tomar un café.

En resumen, estoy viviendo solo,
en medio de la humanidad
y sin mezclarme con los hombres
más de lo estrictamente necesario.
A veces me pregunto: ¿soy feliz?
Y yo mismo respondo:
¿Por qué se me ha ocurrido esta pregunta
si sé perfectamente que la felicidad
es tan sólo un camino en el que
constantemente se tropieza?
Mirando con los ojos
del corazón, y viendo las heridas
abiertas en el mundo,
¿no crees que es bastante
con no ser desgraciado?

La mayoría de la gente
me tomará por loco,
y a lo mejor lo estoy,
pero si hubiera que elegir
yo no me cambiaría nunca
por ninguno de los que,
sufriendo más que yo y haciendo
cosas mucho más raras,
se consideran cuerdos.

Felices son los tontos,
pero los cuerdos no, los cuerdos
a los que me refiero,
son unos pobres desgraciados
que buscan la felicidad
desesperadamente
a ochocientos kilómetros
de su más inmediata realidad,
sin darse apenas cuenta de que
su corazón se ahoga en gasolina,
que no es vino, ni miel,
ni pétalos de rosa.

Y mientras huyen de sí mismos,
la casa en la que viven, cuyo precio
los convierte en esclavos permanentes,
queda al albur de los ladrones
que un día arramblarán con todo
lo que pillen, pero respetarán
escrupulosamente la hipoteca.

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios
Blog: http://paisajes.blogcindario.com

miércoles, 20 de enero de 2010

Marcelino García Sal. Mementos



Foto tomada del Album Baldomero-Pajarín, Blog de antiguos alumnos dominicos del Colegio Virgen del Camino, León.


Querido Marcelino:


Desde que Carlos Bañugues me llamó para decirme que estabas muy mal, he pensado en ti más de lo que nunca hubiera podido imaginar. A pesar de la tristeza propia del acto, me hubiera gustado mucho acompañarte en esa última hora de dolor y de melancolía, como han hecho tantos de nuestros compañeros. No pudo ser. Así que, poco después de las doce y media del lunes, llamé a Carlos para que te diera el último abrazo y me sumara a las manifestaciones de amor y de dolor que estaban recibiendo tu mujer y tu hijo.

Faltaban pocos minutos para la una cuando me despedí de Carlos, insistiendo en los abrazos y las condolencias con una voz apagada. Finalmente, colgué el teléfono y, ya en silencio, me puse a leer este poema que, como tú bien sabes, escribí tras la muerte de mi madre.

Mi mejor deseo es que, además del cariño de los seres queridos, te acompañe siempre la poesía y música.


Mementos


Los altos cirios, las coronas
nimbadas de los ángeles,
las músicas de Bach y Palestrina,
los trémulos sollozos, la oración,
el negro catafalco...

Van cayendo las hojas
sobre el barro vencido del crepúsculo,
en tanto que el dolor,
entrecortado y lento,
responde a un interludio de campanas
gravitadas en muerte.

Los mementos se agolpan en los labios
callados de la piedra, y en el polvo
desnudo de esta carne última
que huye de la luz
por torrenteras de ceniza.

El grillo de las hojas adelgaza
los cantos gregorianos
y el hisopo rocía los barnices
asépticos que cubren la memoria...

Confines del otoño. "Requiem
aeternam dona eis, Domine".
La cruz, el mármol, los inciensos...
Misereres de amor, sobrepellices
de cera derretida, llantos, penas,
crisantemos de luz y de granito...

Como gotas de paz,
como estertores ácidos de lluvia,
van cayendo las hojas del dolor,
las de la savia interferida,
las que miran el barro desde un
velo de luz desesperada.


Mariano Estrada http://www.mestrada.net/ Paisajes Literarios

martes, 19 de enero de 2010

La inexorable

Fotografía de Fernando Medrano


La inexorable

Ver PPS de Mar:


Marcelino García Sal era una excelente persona y un excelente músico. Murió el pasado domingo, día 16 de enero. En Oviedo. Fue compañero de colegio, amigo y hermano. Que descanse en paz y que le acompañe siempre la música.


La inexorable


Viene con lentitud,

casi con parsimonia,

pero, como ave de rapiña

que no suelta la presa,

va minando el impulso

de nuestra sangre, socavando

la firmeza del corazón

y restándole bríos

al indómito potro del espíritu.


Nadie la invita, ella sola

se mete por las grietas insondables

de la fontanería corporal

y, lentamente, va quemando astillas

del poblado almacén de las neuronas.


Y de la piel, que se resiente,

y de la carne, que se humilla,

y de todas aquellas ilusiones

de la ardorosa juventud

que, resignadas, buscan junto al fuego

un tranquilo rincón para dormir.

Mariano Estrada http://www.mestrada.net/ Paisajes Literarios
Blog http://paisajes.blogcindario.com/
Poemas recreados: http://groups.google.com/group/paisajes-literarios

jueves, 14 de enero de 2010

Aquí te amé

                                      Rosa, en Guadalest, Alicante, hace algunos años.



Aquí te amé

A Rosa

Aquí te amé, junto a los sauces,
en este regatón de agua de luna
donde tuvo la aceña su dorado trigo,
su harina de pasión
y su gozoso afrecho.

martes, 12 de enero de 2010

Otoño versus primavera

El Charco, Villajoyosa. Foto MEstrada

Queridos amigos:

En más de una ocasión he contrapuesto a la esplendorosa belleza del otoño la no menos esplendorosa belleza de la primavera. Quizás no haya motivos para ello, ya que son bellezas distintas, e incluso distantes. Pero, ¿qué queréis?, a mí me ha resultado inevitable la comparación. Y os voy a dar este ejemplo:

sábado, 9 de enero de 2010

Caminos

Fotografía de Fernando Medrano


Ver PPS de Mar:



CAMINOS

Contigo, las palabras
no son sólo palabras
sino significados
precisos de la convivencia.

Y acaso los silencios
no son sólo silencios,
sino sencillas
maneras de expresar la intimidad.

Pasear a tu lado
es hacer bellos los caminos.
Amarte es encajar el corazón
en los ritmos que marca el universo.

El paisaje es hermoso.
Me miras, me sonríes, nos amamos...
Hay tambores que suenan: son de vida.


viernes, 8 de enero de 2010

La imagen

Foto tomada de iternet, sin ánimo de lucro



Queridos amigos:

Un día leí en un artículo de Félix de Azúa, titulado "Fantasmas sin tumba", que los sistemas de revelado de fotografía digital permiten descubrir detalles que han permanecido ocultos al ojo humano en las fotografías procedentes de los sistemas de revelado tradicionales. Una interesante cuestión que me llevó a buscar esta historia en uno de mis polvorientos cajones.


La imagen

No es raro el hecho de que uno, un buen día, no pueda recordar una cara por más que lo intente. Ya lo es más si el hecho en cuestión se refiere a una cara que vemos todos los días. Sin embargo, eso es justamente lo que a mí me ocurrió, como voy a tratar de exponer.

jueves, 7 de enero de 2010

SOBRE LOS ÁNGELES: UN PUNTO DE ENCUENTRO CON ALBERTI

SOBRE LOS ÁNGELES: UN PUNTO DE ENCUENTRO CON ALBERTI

Gentes de las esquinas, de pueblos y naciones que no están en el mapa, comentaban: Ese hombre está muerto y no lo sabe.


Querido Alberti:


Hace mucho tiempo, cuando mi cuerpo era intrincado laberinto de un ángel jovial y revoltoso, fui tocado en el alma por el pico de una grulla poética. Yo era fuente de risa sin desmayo que, acaso por azar, tropezó con este críptico verso: A un niño, a un solo niño que iba para piedra nocturna. ¿Quiso la casualidad acercarme de este modo a la muerte, si bien una muerte enigmática y lejana como era para mí la que el Poeta dedicaba a su amigo Gerardo Diego? No, ése fue, sin duda, el descubrimiento conceptual de la belleza. Yo habitaba las calles, las brisas, los paisajes... Yo habitaba la luz, las flores... Yo habitaba la vida. Pero, hasta ese mismo instante, no había sido consciente de estar habitando la belleza. Después, y ya conscientemente, la he habitado a menudo, incluso en los momentos de dolores más hondos y cercanos, en los que la muerte es: No aliento de farol moribundo ni jadeada amarillez de noche agonizante, sino dos fósforos fijos de pesadilla eléctrica.

Hasta entonces, digo, mi frente no había destripado terrones de belleza, porque Aún los valses del cielo no habían desposado al jazmín y a la nieve. Cosa que ocurrió un tiempo después, en los ávidos años de la fecundación, y, más concretamente, en una noche íntima, no sé si de luna 24, portadora dichosa de Tres Recuerdos del Cielo que, dedicados a Bécquer, hoy recreo así: Como una araña atrapada en su artilugio, Paseaba con un dejo de azucena que piensa, casi de pájaro que sabe ha de nacer. Y a pesar de que No habían cumplido años ni la rosa ni el arcángel y de que al hombro de un ave no había flor que apoyara la cabeza, yo ya había entrado de lleno en el imán envenenado de los símbolos, en la magia de las alegorías, en el íntimo misterio de las metáforas.
Más tarde, cuando la noche era Un sueño sin faroles y una humedad de olvidos, mi alma peregrina Ya llevaba una ciudad dentro. Y El mar fue y le dio un nombre, porque ya mi vida iba a ser, ya lo era, litoral desprendido. Y perdí la gravidez, sencillamente. Y no ascendí a la luz porque mi frente, prisionera del vértigo, se despeñó por cantiles de flaqueza, pero aún admiro las alas de ese ángel tonto, ése que niega el limbo de su fotografía y hace pájaro muerto su mano.

Luego vino una diáspora de inquietudes espirituales y ansiedades líricas que llevó mi pensamiento por otros mares y tierras; conocí la infinitud de los paisajes literarios: clásicos, modernos, hiperrealistas, novísimos, contraculturales, y me pobló con largueza la significación multiplicada de las palabras y la profundidad inabarcable de los conceptos. Hasta que detrás de una Arboleda Perdida, cerca ya del olvido angelical, las almas que me habitaban tropezaron con el ángel de una luminosa persona, y dijeron: ...Ángel de luz, ardiendo. ¿Quién eres tú, dinos, que no te recordamos? No, no te conocieron las almas conocidas. Sí la mía que, por conocerte, te desempolva y te ama.

Mas ¡ay!, con un quebranto en la voz porque, de pronto... Párpados desvelados vienen a tierra. Te han buscado en la ola. ¿Qué voz difunta los manda? Te buscan vivo. Y no te encuentran. Te buscan muerto. No muerto, dormido. Y sí... Dormido para siempre, como un ángel de luz deshabitado, como un pulso de sangre en las afueras de la vida.

Querido amigo: Tú, que siendo Marinero en tierra sufriste las tribulaciones de toda forma de ángel: mudo, cruel, envidioso, vengativo, ceniciento, como Esa alma en pena, sola, esa alma en pena siempre perseguida, hoy habitas los Ecos de alma hundida en un sueño moribundo, de alma que ya no tiene que perder tierras ni mares.

Que el mar, la mar, de quien no supiste nunca si era niño o niña y fue tu cuna en la tierra, te acune eternamente en el cielo. Mariano Estrada Vázquez, desde esta Villajoyosa de luz, en cabotaje luctuoso, al marinero Puerto de Santa María, Cádiz. Hoy, 28 de Octubre de 1999, el más triste de España.

(Este texto, del que lógicamente se ha modificado el final, fue leído en el curso 98-99, con motivo de los Actos de celebración del 25 aniversario del Instituto de Altea, del que Alberti era padrino. Los párrafos en negrita son de Alberti)

Mariano Estrada http://www.mestrada.net/ Paisajes Literarios
Blog http://paisajes.blogcindario.com/
Poemas recreados: http://groups.google.com/group/paisajes-literarios

martes, 5 de enero de 2010

Contradicción



Contradicción


Oronda de satisfacciones,
nuestra carne se mece
en las anchas tumbonas del progreso.

Y aunque ya los caballos del espíritu
se ahogan de inactividad,
de grasa y de estertores,
nuestros sueños reposan, mansamente,
tras una espiritualidad
ornamental, desentendida,
completamente plana.

Avaros del mercado y
muy exigentes con el pan,
somos, en realidad, irresponsables.

Mariano Estrada http://www.mestrada.net/ Paisajes Literarios
Del libro "A este lado del Paraíso"

lunes, 4 de enero de 2010

¿Cómo es el alma?


Daniel Estrada Corrales (Dani), cuando era niño



¿Cómo es el alma?

Le dije un día a un muchacho:
muchacho, ¿cómo es el alma?
No sé -me dijo, con ojos
del alma misma que hablaba.–

Seguí con risa de niño
diciendo, ¿cómo es el alma?
Y dijo un hombre: no existe,
no tiene forma, no es nada.

Y preguntando a otros hombres
perdí la forma del alma
que vi salir de los ojos
de un niño, cuando me hablaba.

Del libro "Vientos de soledad"

Mariano Estrada, www.mestrada.net Paisajes Literarios

domingo, 3 de enero de 2010

Se me pone el alma...

Oír el poema Se me pone el alma recitado por Paco Llorca:
http://www.goear.com/listen/c17fc47/se-me-pone-el-alma-paco-llorca-mariano-estrada

Ver el magnífico PPS de Mar en el siguiente enlace:
http://cid-b9547652472c3167.skydrive.live.com/self.aspx/.Documents/Mar%5E_Semeponeelalma%5E_C.pps

Se me pone el alma…

A Paco Llorca

Se me pone el alma
solitaria y triste,
descreída y vieja,
porque nadie admira,
porque nadie escucha,
porque nadie sueña.

Porque nadie sabe
mantener el fuego
con aquella leña
que nos dio calores
que nos dio esperanzas
que nos dio creencias

Y la vida pasa
como pasa el hombre
que no tiene señas:
sin dejar constancia,
sin hacer ovillo,
sin hacer madeja.

Sin dejar tampoco,
como deja el aire,
como el agua deja,
una marca honda,
una huella firme,
una firma cierta.

Pues si fuimos fuentes
con el agua limpia,
con el agua fresca,
ahora somos pozos
con el agua turbia,
con el agua negra.

Ojalá los hombres,
ojalá las cosas,
ojalá las bestias,
me trajeran sueños
de la Edad de Bronce,
de la Edad de Piedra.

Donde hubiera arraigo,
donde hubiera calma,
donde el tiempo fuera
el reloj callado
de las grandes horas,
de las horas muertas.

Pero nadie sabe
de ese pauso sueño
que nos da paciencia,
porque todo urge,
porque todo empuja,
porque todo aprieta.

Y el aprieto agobia
y el agobio mata
y la muerte entierra
los amores hondos,
los quereres dulces,
las sonrisas tiernas.

Pues las ansias mueren
y las glorias pasan
y las prisas dejan
a los hombres solos,
entre sueños vanos
y palabras hueras.

Que los pies se cansan
y los cuerpos sufren
y las almas quedan
como el alma mía,
solitaria y triste,
descreída y vieja.

Del libro Vientos de soledad

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios
Blog http://paisajes.blogcindario.com
Poemas recreados: http://groups.google.com/group/paisajes-literarios

sábado, 2 de enero de 2010

Los poetas y los niños


Patricia y Daniel Estrada, Elizabeth Piña y Raquel Aparicio




Los poetas y los niños

La capacidad de hacer preguntas es una de las cosas en las que consiste ser niño. Y acaso sea también lo que mejor define al poeta. De manera que el poeta y el niño, además de un corazón abierto, receptivo y gigante, tienen en común un enorme signo de interrogación, que es como un hambre continua, un deseo perenne, una sed insaciable de conocimiento.
Claro que un niño es un ojo multiplicado que dirige sus miradas hacia afuera, en tanto que el poeta -tal vez porque afuera no ha encontrado una total satisfacción-, las suele ir derivando hacia adentro, donde espera hallar la luz o la verdad... ¿Que qué es la verdad? ¡Ay, amigo! La respuesta a esa pregunta la está esperando el mundo desde antes de Poncio Pilatos, de quien dicen que la tuvo delante. Nosotros nos podemos preguntar ¿Quién gobierna el hambre o el dolor? ¿Qué es el amor o el compromiso? ¿Por qué matan los hombres? ¿A qué conduce el odio? ¿La venganza produce beneficio? ¿Por qué me pesa el labio al pronunciar determinados saludos? ¿Por qué se me desboca el corazón al contemplar ciertas bellezas: unos ojos, una cara, la tierna flor del almendro?... Y entonces el poeta se va haciendo rumiante, como las vacas, y las noches se hacen pastos en monótono proceso de transformación que se proyectan en libros de respuestas que sólo tienen preguntas y preguntas y preguntas...
Escribir es eso, una pretensión multiplicada, un constante arañazo, una duda tras otra, una gavilla íntima de interrogaciones, el error tras el error, el intento de dar una respuesta medianamente satisfactoria... Y no es poco. No es poco. A veces las palabras se transforman en palomas de luz y de consuelo. A veces se prolongan en atisbos de tímida esperanza. De hecho, a menudo son acequias por las que corre el llanto o la risa. No estaría mal que, al menos de vez en cuando, sirvieran para hacer reflexionar a quienes de uno u otro modo se han ido apartando de la razón y duermen en el reino de los que ya no tienen conciencia. ¿Que qué es la conciencia? Pues...Una araña gorda que pica en la cabeza de los humanos, especialmente de los poetas y de los niños.

¿Cómo es el alma?

Le dije un día a un muchacho:
muchacho, ¿cómo es el alma?
No sé, me dijo, con ojos
del alma misma que hablaba.–

Seguí con risa de niño
diciendo, ¿cómo es el alma?
Y dijo un hombre: no existe,
no tiene forma, no es nada.

Y preguntando a otros hombres
perdí la forma del alma
que vi salir de los ojos
de un niño, cuando me hablaba.

Del libro "Vientos de soledad"

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

viernes, 1 de enero de 2010

Te diría

Montiboli, Villajoyosa


TE DIRÍA

Te diría que templaras el acero
refundiendo el corazón
en una artesa antigua de sangre,
que ocuparas el dosel de la caricia añeja,
que fueras el temblor de lo vital, de lo sagrado,
levadura del pan, perfume bueno.

Te hablaría de palomas mutiladas,
de gérmenes truncados por la mala yerba,
corazones desangrados por las aves de rapiña y
dejados gravitar hacia una muerte en sombra.

Te hablaría del desierto, del vacío,
del tren que no es un tren
si no lo espera nadie,
del escaso dios que deja
la batahola gremial de los narcóticos.

Te hablaría del infierno, si supiera.

Pero yo, constante humo,
me he esparcido en el aire y...
ya ves, ya ves...
Sólo se hablar de la rosa.

Del libro "Azumbres de la noche"


Mariano Estrada http://www.mestrada.net/ Paisajes Literarios
Blog: http://paisajes.blogcindario.com/