Buscar este blog

jueves, 30 de diciembre de 2010

Llámame insistencia


Los ojos de Lidia

Llámame insistencia

Llevaba un día gris en la expresión intensa de la cara. Pero no era un lunes, sino una honda y acerada pena. Entonces la miré y le dije:
     -Tienes los ojos tremendamente claros, tanto que se ve la lejanía en la que habitas. Pero tú te muestras oscura como las tormentas del atardecer y tu frente está llena de tribulación ¿Dónde quedan los brillos contagiosos de la luz, los alargados labios de la risa, los brotes alegres del deseo que se ofrecían ingrávidos a la primavera, la ternura de los sueños aterciopelados en el silencio nocturno de las almohadas? ¿Dónde está la voz que promovía canciones de felicidad allí donde reinaba el desconsuelo y la tristeza? ¿Puedo contemplarte con los ojos de la interrogación, entreabriendo los labios para que adquieran realidad las intuiciones? Y si es así, dime: ¿puedo llamarte noche interminable, velo pertinaz y declaradamente opaco? ¿Puedo llamarte venda, apagón, eclipse, fotografía del subsuelo…? O, más sencillamente: ¿puedo llamarte sombra?
     -No, llámame tan sólo contraluz. O, si así lo prefieres, parpadeo.
     -¿Puedo llamarte llanto prolongado, lágrima profunda y permanente?
     -No, llámame lluvia del corazón, llámame pena transitoria y deseo insatisfecho, llámame agua condolida o atribulada...
     -¿Puedo llamarte hoyo, desolación, piedra enterrada en el desierto?
     -Jamás, llámame esperanza que muere y resucita, llámame terquedad innumerable e ilusoria, llámame herida que no cura... Pero llámame, sobre todo, persistencia. Porque yo estaré de pie después de que los vértigos se hayan estrellado en los precipicios, después de que las brisas hayan despejado los nubarrones.
     -¿Hasta quedarte sola?
     -No, hasta alcanzar la plenitud o nube donde viven, insobornados, los rebeldes.
23-10-2006
Mariano Estrada, del libro Los territorios de la inocencia (2014)

Mariano Estrada http://www.mestrada.net/ Paisajes Literarios

miércoles, 29 de diciembre de 2010

El caballo de Atila

Retrato de Atila (406-453), tomado de internet sin ánimo de lucro


El caballo de Atila

Una mentira encadenada

Se acusan de mentir
los unos a los otros,
los otros a los unos.

Pero yo veo en todos ellos
al caballo de Atila, del que dicen
que llevaba en las herraduras
el exterminio de la hierba.

sábado, 18 de diciembre de 2010

Estampa hogareña

Foto tomada de internet sin ánimo de lucro


Estampa hogareña

Ahora que la religión católica-apostólica-romana está de capa caída en España, donde tiene apóstoles para su acoso y derribo, levantamos un templo católico-apostólico-romano en la ciudad española de Barcelona. Y ahora que la familia tradicional esta siendo desgarrada por el virus del nihilismo, y también por algunos políticos de convicciones superficiales, ligeras y evanescentes, la declaramos oficialmente Sagrada y le erigimos un templo en la ciudad española de Barcelona.

viernes, 17 de diciembre de 2010

Ser de todos lo que es mío


Tomado de internet sin ánimo de lucro

Ser de todos lo que es mío

Poner paz en tanta guerra,
calor donde hay tanto frío,
ser de todos lo que es mío,
plantar un cielo en la tierra.

(Himno de la Liturgia de las Horas, fragmento)

Por mentira que parezca, el cuartero anterior puede quedar resumido perfectamente en el verso tercero. Nada tiene de extraño, cuando sabemos que los Diez Mandamientos se encierran en dos ¿O debo decir se encerraban?

sábado, 11 de diciembre de 2010

Un perro en Navidad

Foto tomada de internet sin ánimo de lucro

Un perro en Navidad

 
Este poema ha sido recuperado de la memoria y rehecho con pretensión de fidelidad. No obstante, han pasado por él más de 40 navidades y seguro que tiene algún gazapo entre sus versos, sencillos y claros. Se lo mandé a mi familia a modo de posdata de una carta en la que les comunicaba que no podría ir a pasar las Navidades con ellos. Era el año 1966 o 1967, no puedo precisar exactamente. Yo estaba en Madrid, estudiando, pero a veces me ataban las chapuzas laborales que me salían y que, al margen de otras ayudas inestimables, necesitaba para sobrevivir. Creo que en aquellos días trabajaba por horas en la imprenta de la resvista SP, del falangista Rodrigo Royo, con mi amigo del alma y compañero de colegio en La Virgen del Camino, José Luís Fernández Martínez, antes de fundar el Grupo Coral Tak, que fundamos juntos, pero no solos; antes, por tanto, de ser José Luís Zamanillo, como se llamó a partir de entonces, como aún se llama ahora.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Conciertos de invierno: “50 años” del Dúo Dinámico


El Dúo Dinámico en concierto

Ver entrevista del Dúo Dinámico con Cristina Almeida y final de la película Átame, de Almodóvar

Página del Dúo Dinámico:

Conciertos de invierno: “50 años” del Dúo Dinámico

Hace un poco más de tres años se estrenaba en el Teatro Apolo de Madrid el musical “Quisiera ser”. En principio, parecía que éste iba a ser el broche de oro con el que el Dúo Dinámico cerraría su dilatado y glorioso transitar por los bellos, aunque a veces escabrosos, territorios de la música. Pero no ha sido así, con la celebración del  concierto “50 años” se han abierto las puertas a nuevos escenarios, nuevos hitos, nuevas conquistas.

Y es que el Dúo Dinámico ha vuelto a instalarse en el proscenio de su famosa canción “Resistiré”, utilizada por Almodóvar en la escena final de la película Átame, y ha pasado de nuevo el rubicón de los años, de las generaciones, de la competencia constante y desaforada. De nada ha valido que su compañía discográfica EMI sacara en el 2004 una recopilación supuestamente “definitiva”, porque ella misma se contradijo sacando otra colección en el 2005. De nada ha valido que el Musical “Quisiera ser”, estrenado en el 2007,  fuera entendido por todos como la apoteosis final a una larga carrera marcada por el éxito. Es verdad que ha sido un broche de oro, como decíamos al principio, pero no un broche de cierre, sino de suma y sigue, como ha podido verse después.

De nada han valido tampoco los contratiempos de la enfermedad, que los ha habido, porque han sido felizmente superados. Ni siquiera la crisis económica, que tanto ha reducido las actuaciones de nuestros cantantes y grupos musicales por los pueblos y ciudades de España, ha sido suficiente para arrojar a Manolo y Ramón de este olimpo musical en el que están instalados desde hace “50 años” por la soberana voluntad de la gente, que es en definitiva quien paga las entradas de sus multitudinarios conciertos y quien los aplaude a rabiar en el transcurso de los mismos. Parodiando a Lope de Vega, podríamos decir que quien lo ha visto lo sabe y puede dar testimonio.

La celebración de estos “50 años” musicales, en los que ha corrido y corre el caudal de la emoción, del recuerdo y del reconocimiento,  ha vuelto a insuflarles la íntima energía de la juventud, aquella juventud que en una de sus canciones más emblemáticas, “Somos jóvenes”, anunciaban que perduraría mientras alguien quisiera cantar…Canción ciertamente premonitoria, porque somos incontables los que, con independencia de los años,  queremos seguir cantando sus melodiosas canciones y, sobre todo,  que ellos nos las canten desde la madurez y perfección que han alcanzado sus voces, sus músicos, su escenificación, sus arreglos, sus instrumentaciones, su saber estar con el público de una manera sencilla, próxima, íntima, cálida y llana.

Como español y como amante de la música, yo me siento orgulloso de esta pareja incombustible que durante “50 años” ha desplegado sus canciones por dentro y por fuera de nuestras fronteras. Y me alegra que en esta celebración gozosamente dorada, a la que llegan sólo unos pocos privilegiados,  nos puedan ofrecer  unas cuantas actuaciones de invierno, es decir, actuaciones que tienen lugar en locales cerrados, en los que forzosamente el aforo es mucho más reducido que en las plazas de toros o en los recintos al aire libre habilitados “ad hoc” por los ayuntamientos. Teatros, auditorios, lugares recoletos que a veces son mágicos y siempre distinguidos, tanto por la arquitectura que los adorna como por la solera que los recubre o la calidad de los artistas que pisan sus tablas e impregnan el espacio con su arte. Léase el Teatro Laboral de Gijón (el pasado día 1 de diciembre), el Teatro Principal de Alicante (hoy mismo, día 4), el Palau de la Música de Barcelona (el próximo día 10), o L’Auditori de Barcelona el (próximo día 16). Por cierto, las localidades se agotan con asombrosa facilidad, lo que viene a corroborar en cifras lo mucho que los quiere la gente. En Barcelona ya están agotadas.

Felicidades a Manolo y Ramón, que son el Dúo Dinámico, y felicidades a todos los miembros de su equipo, que son un soporte inestimable. El éxito lo doy por descontado.

 Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios